La Mangrana es una de las esculturas gigantes que da cuerpo al espectáculo itinerante de Carros de Foc, además de ser el “leitmotiv” de esta obra compuesta de un carruaje abstracto tirado por distintos personajes que interpretan a bestias, venidos de un mundo tan fantástico como desconocido.

La Mangrana se envuelve en una atmósfera en forma de nebulosa intrigante, desde donde surge de su interior una bella diosa llamada Iris, que dirige y guía a las bestias que tiran del artilugio. Iris anuncia el pacto de los humanos y los dioses, así como el fin de los malos tiempos y la tormenta. A este conjunto le antecede un grupo de actores de interactuación urbana.

FacebookEmailTwitterTuentiPinterestBlogger PostGoogle BookmarksCompartir...