Carros de Foc ha llevado su versión del infierno, Adramelech. La diablesa que somete a la humanidad en este espectáculo de belleza y deformidad.

 

La Cabalgata Magna de Cádiz ha sido el escenario de este espectáculo transgresor que tiene como protagonista el Mutant Car Toro Viriato. La obra de Miguel Ángel Martín con más de 10 de años. Un vehículo que rinde culto a la forma taurina como mensaje de esta lucha entre la humanidad y el infierno.

Un infierno donde la diablesa Adramelech somete a los seres humanos acompañada de sus criaturas del averno. Orcas, demonios y minotauros que transformaron la capital gaditana en una imagen del mismísimo Bosco.

Acrobacias, figuras imposibles, piruetas, fuego y humo introducen al público en un mundo perturbador.

0 62